Londres

Una cosa que has de tener en claro sobre Londres, es que nunca vas a terminar de ver la ciudad, aunque quisieras y vivieras allí, siempre habría algún lugar nuevo que ver, o algún evento sorprendente al que acudir. Dicho esto, si tu tiempo es escaso, y tan sólo dispones de 48 horas para ver la ciudad, hay algunos lugares que no deberías perderte.

¿Cuales son esos puntos?

Continúa leyendo y descubrirás como pasar 48 horas, que recordarás para siempre, en la capital inglesa, la cual conseguirá enamorarte.

Consejos previos:

Llegues desde el aeropuerto que llegues, lo más probable es que tus primeros pasos en Londres los des en Victoria Station, respira hondo, porque lo primero que deberías saber sobre la ciudad, es que es una locura, la gente va de aquí para allá, y si no te ubicas, puede que estés dando vueltas hasta perderte. Dirigite hacía cualquier señal que te indique la dirección del “Underground”. Cuando llegues allí, debes hacer dos cosas muy importantes (serán tus salvavidas en esos dos días). Compra tu tarjeta Oyster para dos días y llevate un mapa del Underground de Londres. Observa donde está ubicado tu hotel y no te equivoques de línea, ya que al principio es un poco confuso. Cuando estés esperando tu metro, no te asustes cuando escuches por megafonía la frase “Mind the gap”, la escucharás hasta la saciedad, pero sólo significa “Vigila el agujero” (vamos, que vigiles que no estés demasiado cerca de la vía y estés alerta cuando te subas al vagón).

Día 1

Vale, hacemos un salto temporal, ya te encuentras en tu hotel, y estás en disposición de vivir la aventura que te espera. Habrás elegido calzado cómodo ¿verdad?, porque sin duda, lo vas necesitar.

Lo primero, situate en tu mapa del Underground y ve hacía la estación de Westminster, líneas amarilla y verde (Disctrit & Circle) Una vez allí, verás el Big Ben, el Parlamento, La Abadía de Westminster, la Iglesia de St. Margaret... todos los edificios, a cual más bello, te introducirán de lleno en el Londres más auténtico.

Desde la abadía de Westminster, dirigite hacia la calle Broad Sanctuary, gira a la derecha hacia Parliament Square, donde encontrarás the Horse's Guard Rd, (donde la guardia real prepara a sus caballos), las Churchill War Rooms, y más arriba el 10 de Downing Street, en este momento, ya debes de haber visto el hermoso parque que está justo a tu izquierda.

¡Welcome to St James Park!, uno de los parques reales más bellos de Londres. Dirigite al norte, atravesando el parque, dándole de comer a las ardillas, o simplemente disfrutando de la flora y la fauna del lugar.

Cuando el parque se haya acabado, verás ante ti, dos lugares turísticos por excelencia, el Victoria Memorial y el Buckingham Palace. Si te fijas bien, verás que en los alrededores (Memorial Gardens), hay cuatro puertas, las cuales simbolizan la fuerza del Imperio Británico, y son las puertas de África Occidental, África del Sur, Canadá y Australia.

¿Ya te has tomado tu tiempo para observar la riqueza del Imperio?.

Ahora, es el momento de seguir el camino, dirigite a The Mall.

¿Qué es esta impresionante avenida?.

Algunos domingos, o días especiales, a la reina le gusta pasearse por aquí en carruaje, durante el resto del tiempo, es un lugar hermoso por donde pasear.

Permanece alerta, porque vas a tener que seguir por The Mall, hasta que encuentres a tu izquierda Cartlon Gardens, luego girarás a la derecha y continuarás andando hasta Waterloo Place. Este rincón, diseñado por John Nash, esconde historia allá donde poses tus ojos. Presidiendo la plaza, nos encontramos con la

Columna del Duque de York, después una figura ecuestre de Edward VII, al norte está el Monumento de Crimea, en memoria de los muertos en dicha batalla. Otra de las figuras más importantes en la plaza, es la que se hizo en memoria de Florence Nightingale, quién es considerada como la madre de la enfermería moderna.

Continúa por Pall Mall y llegarás hasta Trafalgar Square (parada completamente obligatoria para cualquier visitante de Londres), la cual es presidida por la Columna del Almirante Nelson (1843), también encontrarás la figura de George Washington, en la plaza destacan los leones y las fuentes cristalinas, y por si eso no fuese suficiente, está presidida por uno de los museos más importantes del mundo, la National Gallery (las obras de arte aquí expuestas, son impresionantes). También cerca de allí encontrarás la preciosa iglesia, St.

Marti in the Fields. Además, Trafalgar Square, es un buen lugar para tomarse un descanso. Seguimos nuestro camino por el este de Pall Mall hacia Whitcomb St, vuelve a girar hacia a la derecha en esa calle, y después de nuevo hacia la derecha por Swiss Ct y te encontrarás con otro de los puntos más importantes en Londres, Leicester Square, a tu izquierda está Piccadilly Circus.

Entonces, después de ver esto... ¿qué hacemos? Fácil, este es un buen lugar para ir a comer, encontrarás varios restaurantes de comida rápida, restaurantes italianos, mejicanos y hasta orientales. Tú decides donde quieres ir a comer y descansar, porque el día aún no se ha acabado.

Llegados a este punto, puedes tomar tres decisiones, ¿quieres ver una obra de teatro? ¿quieres ir de copas? ¿o quieres descansar para el día siguiente?

Si quieres ir a una obra de teatro, puedes aprovechar y comprar tu entrada en alguna de las tiendas que encontrarás anunciando las obras y eventos del momento (no te olvides de pedir, un mapa de como llegar al teatro en cuestión). Y si lo que quieres es salir de copas, cerca de Piccadilly está el Soho, que es perfecto para ese fin, ya que encontrarás gran cantidad de típicos pubs ingleses.

Pero aún no hemos llegado a ese momento, si has comenzado temprano tu día, aun tienes algo de tiempo para visitar el British Museum, quizá uno de los museos más bellos que hayas visto jamás. Para llegar desde Piccadilly Circus al museo, lo más sencillo es coger la línea azul (Piccadilly), dirección norte hasta Holborn.

Una vez salgas de la estación, dirígete hacia el este por High Holborn dirección Kingsway, hay que desviarse a la derecha en New Oxford Street, para después girar de nuevo a la derecha por Museum Street y finalmente, volver a girar a la derecha por Great Russell Street, y ahora sí, allí encontrarás el museo.

Consejo: No, por más que lo desees, no te vas a acabar el museo en un día, y mucho menos en unas horas. Y ya que no tienes que pagar por entrar al museo, lo más indicado sería comprar un mapa del mismo, en información, y dirigirte hacia donde esté la exposición que más te apetezca ver (La piedra de Rosetta es una de las más visitadas e interesantes)

¿Has acabado tu visita?

Bueno, ahora es hora de volver a Piccadilly para visitar el Soho y Piccadilly de noche, visitar alguno de sus pubs, ver la obra de teatro que habías elegido o caminar por China Town, que encontrarás a la izquierda de Leicester Square.

Y seguro que ya habrá acudido a ti el cansancio, hazle caso, y vuelve a tu hotel. Lo mejor es prepararse para el segundo día.

Día 2:

Este día será para experimentar algo que difícilmente se puede experimentar en otro lugar, un mercadillo londinense, Camden.

Para ello tienes que llegar hasta la estación de Camden Town, línea negra (Northern), y cuando veas la salida, quizá te preguntes, ¿a donde voy a hora?

Fácil, dirígete hacia el mismo lugar hacia donde va la multitud, el mismo lugar donde te van a asaltar con publicidad de restaurantes y otros establecimientos de la zona. Como consejo para ahorrarte un dinero, come en el propio mercadillo.

¿Qué hacer en el mercadillo?

Simple y llanamente, piérdete, camina, observa, no pienses en un lugar concreto a donde ir, ese momento no se trata de hacia donde debas ir, si no de la experiencia en sí. Aunque de camino, puedes apreciar las curiosas fachadas de los comercios.

Podrás ver el canal que atraviesa Camden. A tu derecha verás un merendero con sillas, que son asientos de motos antiguas, una figura de bronce de un enorme león. Y a la izquierda, hacia el final del mercadillo verás y entrarás en los antiguos establos, que ahora están llenos de tiendas.

Una de las visitas obligadas de este lugar, es Cyberdog, lo diferenciarás del resto por sus enormes robots, en el exterior de la tienda. Este establecimiento posiblemente es único, una tienda de dos plantas con ropa y complementos cibernéticos (e incluso un sex-shop)

Consejo: Si llevas la cámara contigo, guardala, no les sienta nada bien que quieras hacer fotos en el interior y posiblemente se mostrarán muy poco amistosos (por así decirlo) si te pillan inmortalizando el momento.

Cuando el hambre apriete, elige el tipo de comida que quieras, frente a Cyberdog hay unas mesas de picnic, que te irán de maravilla, para poder descansar y comer (puedes elegir comida china, pizza y una amplia variedad de comidas del mundo) Te saldrá más económico que en otros lugares, aunque no sea la mejor alimentación de tu vida.

Si ya decidiste abandonar el mercadillo, es momento para coger de nuevo el metro en Camden Town, hasta King's Cross (si te lo estás preguntando, sí, es la estación de Harry Potter) y una vez que bajes en King's Cross vas a coger un metro, línea amarilla (Circle) hasta Tower Hill.

Al salir de la estación, si te diriges hacia el sur, verás la famosa Torre de Londres (desde el Underground está muy bien indicado, te será fácil encontrarla).

Visita los exteriores de la Torre y dirígete al Puente de la Torre de Londres (Tower Bridge), del cual te sorprenderá su majestuosidad y su bullicio. Experimenta las vistas a lado y lado del río Támesis, mientras cruzas por el puente, y dirigiéndote hacia la derecha, bordea el río en un paseo con encanto (en el cual verás el barco de guerra HMS Belfast, The Shard (el rascacielos más grande de Europa, con 310metros de altura y el cual se ha convertido en uno de los miradores de la ciudad), el teatro y museo Shakespeare's Globe, el museo de arte moderno (Tate Modern), a lo lejos también verás el edificio The Gherkin (traducido como el pepinillo) que se ha convertido en el primer rascacielos ecológico de la ciudad, El Puente del Milenio, el cual, si lo cruzas, te llevará a la St. Paul Cathedral (pero en esta guía, no vamos a cruzarlo) El paseo te llevará finalmente hasta la London Eye (la noria que sirve también como mirador de la ciudad) y sí, en frente tendrás de nuevo La Abadía de Westminster.

Y si después de tu paseo tienes ganas de cenar, puedes hacerlo en el McDonalds que está al lado del London Eye, que es la opción más económica o el Gillray's Steakhouse & Bar, para gustos más sibaritas.

Con esto, habrás pasado 48 horas completas en Londres y habrás visitado muchos de los lugares turísticos y céntricos de la ciudad.